Testimonio Sanidad de la Mente

Salvos por Su gracia

Efesios 2:1 Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, …. 8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe.

Mi Niñez

Dios puso en mí el deseo de escuchar su palabra cuando era una niña de 8 años.

Filipenses 2: 13 dice: "pues Dios es quien produce en ustedes tanto el querer como el hacer para que se cumpla su buena voluntad."

La congregación catolica de mi vecindario no me aceptaba porque:

  • No estaba bautizada
  • No había hecho la primera comunión

 A consecuencia: 
  • No podía participar de la comunión
  • No podía ser parte de esa congregación
  • Me sentí separada, rechazada y avergonzada

Aun nina, fui donde una vecina mama de uno de mis amiguitos, ella participaba de esa comunidad cristiana y le pregunte quien era Dios. Ella me respondió es muy difícil de explicar, mejor no pienses en eso porque todos los que tratan de definir quien es Dios terminan locos.

La próxima congregación que toco mi niñez era protestante.
  • Allí participe de campamentos de veranos
  • De la escuelita bíblica dominical, hacíamos manualidades, cantábamos canciones
  • Habían muchos niños y niñas por lo tanto hice muchos amigos.
  • Me enamore de algunos amiguitos.
  • Las personas me trataban con cariño en especial a mí porque era la bisnieta del Pastor fundador de la iglesia.

 ¿Que aprendí en aquella congregación? 
  • Aprendí que los culto a Dios eran aburridos.
  •  No se podía aplaudir, no se puede bailar, solo cantábamos himnos
  • Aprendí corritos que aun recuerdo:
  • Solo Dios hace al hombre feliz…
  • No es con espada ni con ejércitos más con su Santo Espíritu…
  • Aprendí de que hubo un hombre llamado Jesús hace muchos años atrás que sanaba a los enfermos.
  • Aprendí que Dios estaba en los cielos, muy lejos de mí y yo estaba separada de El.

Sin embargo, Dios había puesto en mi corazón el deseo de conocerlo. ¿Quien me presento el camino hacia El? ¿Quien compartió, el como conocer a Dios, el como acerarme a Dios, el como tener una relación con Dios. NADIE SUPO COMO HACERLO. En aquellas congregaciones nadie me mostro como llegar a Jesús.


Ya adulta mientras Dios me ministraba lo que hoy comparto con ustedes. Le pregunte a dos niños que visitan frecuentemente una iglesia Cristiana. ¿Quien es Jesús? ¿Donde vive Jesús? El primero me respondió alzando los hombre hacia arriba; y dijo: “no se.” El segundo no estaba seguro quien era Jesús. Le pregunte, ¿pero sabes o no sabes, quien es Jesús? ¿Sabes donde vive ese Jesús, que tienes su nombre colgando de un collar en tu pecho, que dice, Jesús te ama? El niño me respondió, el vive en el cielo. Yo le respondí; WAO! Vive bien lejos… El niño no quiso seguir hablando más conmigo sobre Jesús.


Buscando a Dios:

Dios me estaba llamando… cuando era una niña, habla con el Dios que no tenia nombre. Buscaba al Dios que las masas adoraban. Ese misterioso Dios, que nadie sabia ni donde estaba ni como llegar a El.


Experiencias de Abuso:

En mi niñez fui molestada, acosada y violada sexualmente. Mi inocencia fue corrompida, ensuciada, pues así me sentía, sucia. Comencé a descubrí que para muchos hombres yo era un objeto de su deseo.
  • deseaban mi belleza,
  • deseaban mi juventud
  • deseaban mi cuerpo

Y Dios… ¿donde estaba Dios? ¿Donde estaba ese Dios Todopoderoso que vive en el cielo, el Protector de los indefensos? ¿Donde estaba Dios? El que castigaba a los malos.

Un día rompí mi Biblia y rete a Dios. Le dije: “si es verdad que tú castigas, que me caiga un rayo encima.” Yo decía: “Ven y castígame,” mientras destruía las páginas de la Biblia. Mi conclusión fue, Dios no existe. Y deje de buscarle y deje de pensar en El. La tristeza arropo mi vida.


En mi hogar mis padres se habían divorciado cuando yo tenia 6 anos. La necesidad económica nos invade, en el vecindario crece el crimen y el uso de las drogas. No me sentía segura. Nuestra familia se mudo de vecindarios varias veces. En las comunidades en que vivimos y habían congregaciones cristianas, nosotros éramos señalados como: Los perdidos, los pecadores, los caídos, hijos del demonio, poseídos por Satanás. Ellos eran santos, el pueblo de Dios, los escogidos.

Un día fui a casa de mi tía abuela paterna, mi mama me envío para que me calmara pues ya yo manifestaba síntomas de depresión, ansiedad y ataques de histeria. En una de esas noches Titi me pregunto: “¿Nena tu tienes miedo?” Yo casi no hablaba, no podía ni abrir mi boca para admitir o compartir lo que había en mi alma. Sin embargo ella me dijo: “Nena cuando tengas miedo ora, así.” Y me enseño el Salmo 23.


Salmo 23

1 El Señor es mi pastor, nada me falta;

2 en verdes pastos me hace descansar.

Junto a tranquilas aguas me conduce;

3 me infunde nuevas fuerzas.

Me guía por sendas de justicia

por amor a su nombre.

4 Aun si voy por valles tenebrosos,

no temo peligro alguno

porque tú estás a mi lado;

tu vara de pastor me reconforta.

5 Dispones ante mí un banquete

en presencia de mis enemigos.

Has ungido con perfume mi cabeza;

has llenado mi copa a rebosar.

6 La bondad y el amor me seguirán

todos los días de mi vida;

y en la casa del Señor

habitaré para siempre.


El Señor es mi pastor… El Señor es mi pastor me repetía continuamente pues sufría mucho...


La Adolescencia la Violacion, la Locura

Mi vida continuaba, mientras iba creciendo llena de coraje y tristeza; llena de injusticias y maltratos. En mis 14 años estaba viviendo en casa de mi padre, cuando una noche soy despertada a punta de pistola y violada en la sala del apartamento donde el y yo vivíamos…


La pesadilla aumento, sin darme cuenta comencé a caminar hacia la locura. Pero yo continuaba orando Jehová es mi pastor… Algo dentro de mí quería creer, que sí había esperanza. Que ese Dios misterioso de alguna manera, si podía cuidar de mi.


 Sin embargo en mi desespero comencé a buscar paz y proposito experimentando con drogas: 
  • Cigarrillos
  • Alcohol
  • Marihuana
  • Pastillas
  • Alucinógenos
  • Gases

 Luego llego la bulimia, la anorexia, la depresión, la ansiedad, el insomnio. Quedo embarazada a los 16 anos de edad, abortos, nuevamente embarazada a los 17. A los 17 años mi familia permitió que me casara porque estaba embarazada nuevamente. Sin embargo mi bebe, muere dentro de mi barriga al cuarto mes de embarazo. Los médicos dijeron que un aborto era muy peligroso, teniendo que cargar todo un mes a mi bebe muerto en mi barriga. Envés de dar vida, parí muerte. La obsesion se apodero de mi !

Obsesionada con ser mama llego mi primera hija y luego la segunda. Es cuando comienzo asistir a la iglesia. Nuevamente a la iglesia busca a Dios. Ya guiaba y tenía auto, así todos los domingos preparaba a mis hijas e íbamos a la iglesia.

En la iglesia nuevamente

La próxima congregación la visite aproximadamente por 9 años. Allí comence a conocer a Jesús, el Salvador de mi vida. Allí hice pacto con Dios y me convertí en su hija. Allí le prometí a Dios que le serviría como pastora. Sin embargo, allí no tuve ni un solo amigo. En esa congregación nadie jamás me visito, llamo o extraño. En aquella congregación, nadie me guío en el proceso de ser un discipulo de Cristo. Nadie me dirigió por el proceso, de cómo acercarme mas a Jesús. Nadie jamás se entero de que vivía a atormentada por una depresión severa. Que había comenzado a desear la muerte. Que el vacío en mi corazón era profundo. Nadie se ocupo de guiarme por el camino de Dios. Yo hice lo único que en aquella ocasión podía hacer, llegar los domingos con mis dos niñas y tratar de sostener mi mundo con mis propias manos.


De la Alabanza a la Adicción

Isaías 5:13 Por tanto, mi pueblo es llevado cautivo, porque no tiene conocimiento, sus nobles se mueren de hambre y la multitud está seca de sed.


A los 21 años abri mi corazón a Cristo. Que alegría yo quería servir a Dios, le prometo al Señor: Señor te voy a servir, voy a ser pastora para ti y tu iglesia. Busque a mí Titi abula y le dije: Titi voy a ser pastora, le voy a servir a Dios con toda mi vida. Para sorpresa mía, los seminarios que conocíamos en P.R. no aceptaban mujeres. El único sitio posible era en el Seminario Teológico de Río Piedras pero tenía que tener un bachillerato/licenciatura. Llamamos a los EU en ningún seminario aceptaban mujeres. No llenaba los requisitos, no era hombre, así que en mi baja auto estima calle mi pacto de servicio a Dios…

Sin darme cuenta, de la alabanza a Dios termine encerrada en casa usando drogas, esta vez era la cocaína. Por 1 año estuve usando esa droga día y noche. Un vicio que me llevo a experimentar el mismo infierno. Por las madrugadas cuando trataba de dormir y mi corazón saltaba en mi pecho como si fuera a explotar en mi interior. Le rogaba a Dios: Dios mío! no permitas que me muera. No permitas que me muera. Ayúdame Señor, Ayúdame, yo te prometo que no vuelvo a usar. Pero, al día siguiente volvía a las misma conducta estaba adicta no podía parar y mi orgullo y vergüenza no me permitía buscar ayuda...

La Llamada

Un día recibí una llamada. Una persona desconocida para mi me comunicaba que tenia un ministerio de oración y Dios le daba teléfonos y mensajes. Esta hermana me dijo: No se cual es tu problema, no se cual es tu necesidad, pero Dios si la sabe y Dios me envía a que te diga que tu Salmo es el Salmo 91.


Salmos 91

1 El que habita al abrigo del Altísimo

se acoge a la sombra del Todopoderoso.

2 Yo le digo al Señor: «Tú eres mi refugio,

mi fortaleza, el Dios en quien confío.»

3 Sólo él puede librarte de las trampas del cazador

y de mortíferas plagas,

4 pues te cubrirá con sus plumas

y bajo sus alas hallarás refugio.

¡Su verdad será tu escudo y tu baluarte!

5 No temerás el terror de la noche,

ni la flecha que vuela de día,

6 ni la peste que acecha en las sombras

ni la plaga que destruye a mediodía.

7 Podrán caer mil a tu izquierda,

y diez mil a tu derecha,

pero a ti no te afectará.

8 No tendrás más que abrir bien los ojos,

para ver a los impíos recibir su merecido.

9 Ya que has puesto al Señor por tu refugio,

al Altísimo por tu protección,

10 ningún mal habrá de sobrevenirte,

ninguna calamidad llegará a tu hogar.

11 Porque él ordenará que sus ángeles

te cuiden en todos tus *caminos.

12 Con sus propias manos te levantarán

para que no tropieces con piedra alguna.

13 Aplastarás al león y a la víbora;

¡hollarás fieras y serpientes!

14 «Yo lo libraré, porque él se acoge a mí;

lo protegeré, porque reconoce mi *nombre.

15 Él me invocará, y yo le responderé;

estaré con él en momentos de angustia;

lo libraré y lo llenaré de honores.

16 Lo colmaré con muchos años de vida

y le haré gozar de mi *salvación.»


¿Estaba yo bajo la sombra del Altísimo? ¿Había puesto yo al Señor como mi refugio? ¿Estaba yo reconociendo que el Señor era mi fortaleza, mi protección y mi refugio? Si y No! Yo clamaba, sabía quien era mi refugio, pero no sabia como vivir mi fe.


El Testimonio de los Cristianos

La hermana Gloria era una vecina que siempre me habla de Dios. Ella comenzó a compartir conmigo la palabra de Dios cuando estaba adicta, sintiéndome sola y abandonada. Comencé a ver en su testimonio de vida, como ella aplica la palabra a las circunstancias de su vida.

Mi titi seguía orando por mí cuando me veía me decía: nena ve a la iglesia. Nena busca del Señor. Ella me dio un ejemplo de servicio a otros, la veía visitando enfermos. ayudando a los hermanos de la congregación; Ayudando a los miembros de su familia con comida, alojamiento, dinero, atenciones etc.


Logre abstinencia y pude comenzar a ver la realidad de mi vida. Vivía en una relación abusiva emocional, verbal y física… Mi primer esposo me agredió trato de ahorcarme y pensé que moría.

Llego el divorcio… como ha pasado todo esto Señor, como a pasado esto. Los otros días estaba yo en tu gloria, adorándote y hoy estoy echa pedazos.  El Salmo 23 y 91 comenzó a calar en mi corazón, volví a la iglesia. Comencé asistir al siquiatra y fue diagnosticada con distimia y ansiedad. Nuevamente sin saber el como, estoy apartada de la congregación. Nadie me extraño, nadie me busco, nadie me llamo.
Ahorra estaba en las garras del alcohol, tomando xanas y anti-depresivos.

Mi primer intento de suicido lo pase sola 5 días tirada en mi cama. Era semana santa y mis hijas estaban en casa de mi familia. Me tome todos mis medicamentos. Me orine encima, no podía hablar, ni caminar… Me arrastraba por el piso hasta llegar al baño. Cambie de color. Puntos negros por todo mi cuerpo. No podía caminar. Todo estaba virado. No podía hablar... Solo lloraba. Cambie de anaranjado a amarrillo a mi color natural. Olvide… Mi memoria fue bloqueada


Un Nuevo Comienzo?

Conocí a mi segndo esposo Juan. Nos enamoramos, nos casamos, tuvimos otra hija, fue un año muy feliz. El fue bueno, atento, tierno, delicado conmigo y mis hijas. Me protegía y me cuidaba. Tuvimos un año de luna de miel. Y bajamos a la realidad de no conocernos ni conocer a Dios. Problemas y mas problemas…


Llega la Enfermedad Mental

Desde mi violación a los 14 años había vivido descontrolada, tropezando, corriendo, gritando, callando, llorando y todo estaba dentro de mi reprimido. La violación de mi cuerpo destrozo mi alma. Mi vida era un tornado que iba destruyendo junto conmigo a los seres que amaba. Mi condición había empeorado, ya no era solo que estaba sufriendo una depresión mayor mi condición había cambiado.


El Diagnostico:

Comencé a manifestar cambios de ánimo drásticos. El volcán se activo dentro de mí. La furia reprimida, de años de silencio e injusticias, de abusos y rechazos salía como un monstruo y destruía todo. Arrancaba las cortinas, tiraba todo lo que encontraban al suelo, rompía mi ropa. Rompía y gritaba, lloraba y agredía mi cuerpo. Estaba atrapada dentro de mi angustia. Me odiaba a mi misma, tenía el asco de la violación incrustada en cada célula de mi piel. EL coraje de cada injusticia, el desprecio de cada rechazo, odiaba mi vida y no deseaba vivir. Me obsecione con la muerte. Mi vida seria una burla al mismo Dios que para mi era impotente, incapaz de cambiar nada en mi vida.


Fui diagnosticada como Bipolar

Medicada con anti- convulsantes, ansiolíticos, antidepresivos, pastillas para dormir, pastillas y mas pastillas. No salía de mi casa, los deseo de morir me invadieron, la depresión era intensa y profunda. La manía era incontrolable y deseo de morir continuo.


La Primera Hospitalización en Siquiatría

Mi primera hospitalización fue de 5 días en el Hospital San Juan de Capestrano en PR a la edad de 27 anos. Luego de ser dada de alta, llego con mis medicamentos a mi casa. En mi casa no había nadie esperándome. Llegue a una casa sucia, sin nadie que me recibiera. Busque a mi gata, mi bella y linda gata Michu. Sin embargo no encontré, ni siquiera a Michu, su plato de comida tenia telas de araña. Me quise morir de tristeza, que vacío inmenso sentía. Que soledad insoportable. Para mi la solución fue escapar, morirme seria lo mejor. Intente suicidarme, me tome todos mis medicamentos. Mi madrastra me encontró, en el suelo de la sala de mi casa inconciente. Mi esposo llego de noche, a una casa llena de ambulancias y policías.


Fui hospitalizada nuevamente. El nuevo diagnostico Bipolar 1. Mas medicamentos... Y yo me preguntaba ¿donde estaba Dios? y honestamente en aquella época, no sabía. Pensaba que Dios no tenía interés en mi persona. Que El, tal vez existía, pero yo no pertenecía a los suyos. Yo estaba fuera de su gracia. Peleaba con Dios, le gritaba, le reclamaba, le preguntaba:

¿Por que?

¿Por que yo?

Porque tengo que vivir así, en esta locura, en este descontrol. Culpa a Dios de mi desgracia.


La Sentencia

Cuando los médicos me diagnosticaron Bipolar, me sentí sentenciada a muerte. Eres bipolar me dijeron, y eso es de por vida. Desde los 27 hasta los 35 anos de edad, viví medicada y tratada como paciente siquiátrica, que además de estar diagnosticada como Bipolar también sufría de disociación, ataques de pánico, sicotica y obsecionada con morir.


En Orlando FL 1995

Cuando nos mudamos a Orlando, buscando una mejor vida, continúe decayendo. Todos los años era hospitalizada. Luego una crisis cada seis meses. Solicite al gobierno que me incapacitara y obtuve mi incapacitación por correo.

El gobierno me reconoció como:
  • no apta para trabajar, 
  • no apta para estudiar
  • no apta para contribuir a la sociedad.

 Los medico diseñaron un plan de ayuda: 
  • Ayudarme aceptar que tenia que tomar mis medicamentos
  • Ayudarme a vivir aceptando y entendiendo mi condición
  • Ayudarme a entender que mientras yo me resistía al tratamiento mi familia sufría las consecuencias

 Una Iglesia que hizo su Trabajo comienza el Ministerio de la Reconciliacion

En el 1998 llego a nosotros una invitación para asistir a una nueva iglesia en el área. Ellos pidieron permiso para recoger a nuestra hija mas pequeña. A través de ella nuestra segunda hija comenzó a asistir a la iglesia. El ministerio de niños y de jóvenes estaba trabajando con nuestras hijas.
  • Las buscaban 
  • Las llamaban 
  • Las hicieron parte del grupo

 Ellas conocieron a Jesús. La congregación no falló ni un solo día en proveer, la transportación, cuidado y discipulado de dos de nuestras hijas. La mas pequeña nos pide que vayamos porque era una iglesia bien buena. Que testimonio a mis hijas le gustaba esta iglesia. El Señor nos tiene nuevamente dentro de su casa, el lugar donde se predicaba y se enseñaba de EL.


Lo que muchas congregaciones no hacen: 
  • Las congregaciones de mi niñez no me ofrecieron la ayuda para la cual Dios los había llamado.
  • Ellos no me enseñaron de Jesús, ni de cómo tener una relación con Dios a través de el.
  • Sus rituales me separaban de ellos y me llenaban de vergüenza.
  • Sus actividades me mantenían ocupada, entretenida, pero no salva.
  • No me enseñaron cómo ser libre en Cristo.

 Jesús dijo: hay de aquellos que haga tropezar a uno de mis pequeñitos. Yo era una de las pequeñas de Jesús. Cuando llegue a mi adolescencia y a ser una adulta joven, la congregación a la que asistí por 9 años no se ocupo de:

  • Integrarme a la congregación.
  • No me dirigieron a hacer aquella casa, mi casa y familia espiritual.
  • No me cuidaron
  • No me discipularon
  • No me hicieron parte del grupo
  • No fueron mis hermanos y hermanas en Cristo

Sin embargo, el Señor me demostró que El sí es mi Pastor. Que cuando los pastores, los lideres y los miembros fallaron, El no falla. Cuando los lideres no hicieron su trabajo, se dieron por vencidos, me juzgaron y criticaron, Dios siguió trabajando en mí, en lo que El había prometido sobre mi vida. La obra que El había comenzado en mi, El la iba a completar y perfeccionar.


Al fin una congregación que hace lo que se supone que haga una iglesia de Cristo. La próxima congregación nos dirige por el proceso de ser reconciliados con Dios.
  • Nos llevan por el proceso de hacernos parte de esa familia.
  • Nos discipularon
  • Nos cuidaron, nos visitaron a nuestros hogar
  • Oraron con nosotros
  • Oraron por nosotros
  • Nos mostraron amor, aceptación y respeto
  • Nos hicieron parte del grupo
  • Nos invitaron a servir
  • Nos dejaron servir
  • Nos ganaron para Cristo

 Dios baja de los cielos recibo Su herencia

La presencia del Señor, se hace una realidad en mi vida. Dios ya no estaba en los cielos distante de mí, ahora el Señor caminaba junto a mí. Sin embargo yo continuaba enferma.


AUN ENFERMA COMIENZO  ESCUCHAR SU VOZ 

El Señor un día me habla. Oigo su voz que me dice: te acuerdas de la promesa que me hiciste. Respondí. Señor , que promesa?

--La promesa que me hiciste.

Cual? Señor, No recuerdo. Respondí

La promesa que me hiciste. Nuevamente repitió.

Recordé!

Señor, esa promesa? cuando te prometí que seria pastora, cuando te dije que te iba a servir?

--Si. Respondió el Señor.

Señor, yo no sabia lo que decía. Ahora estoy enferma y no puedo, nadie me creerá y mucho menos me seguirán.

--Quiero que vayas y te prepares. Respondió el Señor.

Que me prepare, ¿Yo? Que no puedo dejar de fumar cigarrillos, que estoy incapacitada y adicta.

Si, era adicta, incapacitada por el gobierno y los médicos. Si, ya había participado de la ceremonia del bautismo, también era activa en la congregación, ayudaba en lo que me pedían, asistía a todos los cultos, iba a los discipulados, y estudios bíblicos. Pero cuando llegaba a mi casa, no practicamos lA PALABRA que aprendíamos. Dios se quedaba en la iglesia, en mi casa no se adoraba al Señor.


Nuevamente me moleste con el Señor, El me perseguía con su idea de que yo le sirviera y yo le decía:

--Si tan solo Tú pudieras curarme, yo te serviría.

--La verdad Señor, es que no creo que Tú puedas sanar a los enfermos mentales.

--En tu resume hay muchos milagros, pero de enfermos mentales, nada. Que hayan sido totalmente sanos. Señor, yo lo que veo son personas que dicen, que Tu las sanaste, pero tienen que seguir tomando medicamentos. Señor, eso para mi no es sanidad.


Resistí el llamado del Señor porque pensaba que mi enfermedad me descualificaba para servirle. La consecuencia fue que en 7 meses estuve hospitalizada 3 veces y termine tomando 18 pastillas diarias.  
Pero, la última vez que fui hospitalizada me rendí. Me rendí y le dije al Señor. "Señor perdóname, ya no usare mi condición mental para desobedecerte. Me tomare los medicamentos, seguiré las instrucciones de los médicos. Te serviré enferma o sana. Y si es tu voluntad que te sirva enferma, así te serviré."


ACEPTANDO RESPONSABILIDAD

Cuando decidí no pelear más con Dios. Cuando decidí no resistirlo. Cuando decidí OBEDECERLO! Dios me sano. El Señor me mostró la condición de mi corazón estaba lleno de:
  • Resentimientos
  • Rencor
  • Amargura
  • Perdidas
  • Miedo
  • Vergüenza
  • FALTA DE PERDON

El Perdón

El Señor me perdono y mientras su perdón me cubría, me mostraba su Espíritu todos aquellos que yo juzgaba, señalaba, acusaba, criticaba, odiaba, en fin no había perdonado. El Señor me mostró, que sin perdón no hay sanidad. Sino perdonas no vas a sanar. El perdón sana tu alma, te libera del pasado. Dios me enseño, que la sanidad se mantenía viviendo en obediencia, haciendo de nuestra fe un estilo de vida. Viviendo en alabanza para Dios.


Viviendo para Cristo

Nuestro hogar comenzó a cambiar. Obedeciendo al Espiritu Santo ingrese en la Universidad Cristiana complete mi bachillerato. Me gradúe de maestría con altos honores. Recibí el premio del presidente de la universidad por decisión unánime de todos los profesores, que me escogieron como la mejor estudiante en lo académico y la estudiante con el mejor testimonio de transformación. Fui ordenada como ministro del Señor. Complete mi doctorado. Fui envida…


Mi matrimonio fue restaurado y transformado. Mi esposo y yo le servimos al Señor en todo lugar y en todo momento. Nuestras hijas conocen al Señor, nuestras nietas conocen al Señor. Ellas son una niñitas que saben que Cristo Jesús vive en sus corazones.

Hoy le servimos al Señor con sumo gozo!


Apóstol llamada y enviada por Cristo Jesús

En el año 2001, Dios me llamo como apóstol para que equipara y capacitara a los líderes de las congregaciones con la revelación de Su palabra. Hoy se que toda mi vida, todas mis situaciones y circunstancias están bajo el total control de Dios. Que en el plan de Dios, El usa a la congregación y tu testimonio para formar mi testimonio. Y todo obra para bien!!!


Romanos 8:28 Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito.


Somos el cuerpo de Cristo, tu labor en el cuerpo es necesaria y muy importante. Se un testimonio para Dios sirviendo a otros y compartiendo tu fe.


Con mucho amor,

Apóstol de Jesucristo, Yenan
http://centrodereconciliacion.webs.com