domingo, septiembre 21, 2014

Sobre este ultimo anio 2013-2014.

Lee mi testimonio sobre este ultimo anio 2013-2014.
 Apóstol Yenan Silen Pagina Oficial
Publicada por YS Inclusiva
2 de septiembre

Quiero compartir con ustedes, algo sobre mi proceso ministerial. Un resumen rápido luego de vivir por 12 anios en Orlando Fl. donde Dios nos da sanidad y nos da un ministerio apostólico y profético nos envía a vivir a Puerto Rico, donde vivimos por 5 anios. Al regreso de Puerto Rico nos encontramos nuevamente en Orlando Fl. Pero, esta vez nos hayamos como si hubiéramos llegado de una gran batalla. Y así fue, ya que en Puerto Rico mi esposo y yo, fuimos la primera pareja pastoral que se paró abiertamente y públicamente al lado de los gays de PR. Y esto levantó todo tipo de ataques. Los ataques fueron tan violentos que llegamos a Orlando, Fl. heridos físicamente, abatidos, emocionalmente heridos y espiritualmente no entendíamos nada de lo que nos estaba pasando. El regreso a Orlando Fl. fue no planificado, pero por las circunstancias nos hallamos nuevamente aquí. Las circunstancias han sido la enfermedad. Mi esposo sufrió un accidente de transito que lo ha dejado aun sin la capacidad física que tenía y sin poder emplearse. Hemos vivido ya todo un anio en Orlando, Fl de la asistencia pública del gobierno. Y yo me preguntaba, DIOS QUE HACEMOS AQUÍ? Como es que nos encontramos en este lugar nuevamente. Pero, no solo eso, estamos separados, sin contacto, sin visitas, sin congregación, sin amigos, solos. Y no podía entender el proceso de Dios, pero lo acepte. Hace tiempo que deje de pelear con Dios y lo que no entiendo, lo acepto confiando que Dios esta en control de mi vida. Y así paso 1 anio. En el proceso de ese anio, comprendí que no fui a Puerto Rico hacer lo que yo creía, sino lo que paso. Yo fui a Puerto Rico a levantar una congregación, pero Dios me llevo para liderar a un pueblo y colocarlo donde Dios lo quería. Lideramos a los valientes amigos de la comunidad LGBT hacerle frente al oscurantismo religioso de Puerto Rico por la Familia, Wanda Rolon y Morality Media. Pusimos nuevamente la rueda del activismo LGBT a correr y hacerle frente al enemigo real, el fundamentalismo religioso. En ese tiempo educamos a varios sobre la fe cristiana, la inclusión, la diversidad, la Biblia y los derechos humanos. De vuelta a Orlando, FL. acá hemos estado en reposo. Si. Pero también me sentí que me habían arrancado todo. Llegamos vacíos, sin nada. Todo parecía que era una pérdida. No entendía nada. Pero, en el proceso de los días pasar, conocí mas aún la provisión de Dios. En el proceso, entendí a que fuimos a PR. Dejamos ir todo. Y pensé que después de todo esto, mi carrera ministerial estaba acabada. Me sentía en paz, porque en cada momento me sabia actuando en la voluntad de Dios. Pero, no entendía porque me encontraba aislada, separada de la iglesia por la cual estaba dando todo mi ser. Aprendí que la realidad no es la verdad y ha vivir en el contentamiento de Dios. Fui viendo los pedazos de mi, que quedaban y vi como la soledad me fue sanando. De sentirme herida, y atropellada por la violencia verbal, emocional y psicológica que vive la comunidad LGBT. Comencé a reconciliarme con mi etapa de vida. Y recupere el gozo y la alegría de vivir. Acepte donde me encontraba. En el proceso de hallar me vacía sin nada, pasé a sentirme sana, en paz y gozosa, a descubrirme embarazada. Este tiempo ha sido como cuando un agricultor luego de una gran cosecha, prepara el terreno nuevamente para sembrarlo. Cuando el terreno esta siendo preparado para ser arado, se arranca todo del terreno, se fertiliza y se siembra nuevamente en el. Esto era lo que no podía ver, que estaba siendo arada por Dios. Pero hoy estoy nuevamente llena de frutos. Y esto es lo mas hermoso, que este tiempo de soledad me ha servido para procesar lo que Dios nos ha enseñado en este tiempo, integrar en nuestro ser los conceptos, comprenderlos y ya estamos listos para los nuevos planes. Por eso hoy me siento gozosa de todo este proceso, de como nuestro amado Padre celestial nos cuida, nos guía, nos capacita, nos lleva al descanso, nos quita, nos arranca y nos forma nuevamente. Es un proceso hermoso que no ha sido fácil, que ha sido doloroso, lento pero que me siento muy bendecida de tener el privilegio de dicho trato con el Senior Jesus. No te rindas, sigue creyendo. Como le dije anoche a mi hija. He decidido creerle a Dios, así que voy a esperar hasta que Dios cumpla su proposito conmigo. El tiempo que se aproxima es el que he estado esperando por muchos anios. Y para el cual la mano de Dios mismo me ha ido formando. Por esos días por venir. Aleluya!!!