sábado, diciembre 01, 2012

“Porque la Biblia así me lo dice”


“Porque la Biblia así me lo dice”
Interpretación por Yenán Silén

La realidad que vive la comunidad cristiana  LGBTT, es la lucha entre la verdad oculta en las sagradas escrituras y los prejuicios de una comunidad que quiere negar, la existencia de las personas “gay.”  La lucha de una iglesia mal informada, que por los últimos siglos han promovido el mensaje de “no digas, no preguntes”; no digas que eres gay, no pregunte, si es gay.  El confesar ser “gay”, acarrea la marginación, discrimen, prejuicios y persecución de un gran sector. La comunidad gay cristiana es rechazada por la mayoría de los heterosexuales cristianos, quienes se sienten en el derecho de gritarles, que su identidad “gay” es un pecado condenable por Dios.

La comunidad gay en general, ha tenido que enfrentar la creencia entre las congregaciones cristianas y la comunidad en general, que el ser “gay” atenta contra la salud de la familia, el matrimonio y la sociedad. El miedo que ha generado la mala interpretación bíblica es causante del maltrato emocional, sicológico y físico que experimenta la comunidad “gay”. Esta mala interpretación Bíblica, ha fomentado la creencia de que ser “gay” es ser un desviado sexual, un endemoniado, anti natural, no hombre, no mujer, abominable/ser detestable, un ser digno de la peor condena, el ser rechazado por Dios.

Los discrímenes que sufren la comunidad “gay” hoy en día nacen en la iglesia, son siglos de una teología anti-gay.  Muchos conocemos, que la Biblia en el pasado se uso y se usa para apoyar la esclavitud, la segregación, el “apartheid”, la opresión a la mujer y la homofobia. Lamentablemente, los prejuicios en su mayoría han tenido nacimiento en la iglesia, enseñados por líderes que intentan mantener el control familiar y social de la mentalidad patriarcal machista en el mundo. El ser “gay” es atentar contra el patriarcado que depende de la estructura familiar heterosexual donde el hombre tiene control sobre su esposa, hijos y propiedades. La estructura patriarcal fomenta los roles de genero, donde todo lo relacionado a lo femenino es débil. El ser “gay” es atentar contra el rol establecido para el hombre/mujer por el patriarcado machista, porque  para esta mentalidad, seria un hombre asumiendo una posición de debilidad o una mujer en una posición de poder. Lo cual es condenable por el patriarcado, ya que el rol de los hombres en la sociedad patriarcal es tener poder y control sobre aquellos considerados débiles.  Para la mentalidad patriarcal machistas que gobierna en las congregaciones cristianas, el aceptar a los “gay” seria reconocer lo que el patriarcado desprecia. De esta mentalidad, nacen ideas tales como “las lesbianas quieren ser hombres”, “una mujer fuerte quiere ser macho”, porque el patriarcado desprecia la fortaleza y el poder femenino. De la mentalidad patriarcal nace la idea de que un hombre gay quiere ser mujer, es decir que escoge ser débil, escoge un rol que no le corresponde.  Ideas que persiguen a los travestís, transexuales, transgenero, para el patriarcado es violentar su orden social y sus roles de genero.

Cuando analizamos el discurso anti-gay, encontramos que la comunicación de este discurso tiene en común el uso de palabras como:
abominable
depravados,
desviados,
perversos,
anti natural

El discurso anti-gay hace uso de una selección de versos bíblicos tales como:
Génesis 19:1-25: historia de Sodoma y Gomorra que discutiremos mas abajo.
Levítico 18:22: 22 »No te acostarás con un hombre como quien se acuesta con una mujer. Eso es una abominación.
Levítico 20:13 »Si alguien se acuesta con otro hombre como quien se acuesta con una mujer, comete un acto abominable y los dos serán condenados a muerte, de la cual ellos mismos serán responsables.
Deuteronomio 23:17»Ningún hombre o mujer de Israel se dedicará a la prostitución ritual. 18 »No lleves a la casa del Señor tu Dios dineros ganados con estas prácticas, ni pagues con esos dineros ninguna ofrenda prometida, porque unos y otros son abominables al Señor tu Dios.
Romanos 1: 26 Por tanto, Dios los entregó a pasiones vergonzosas. En efecto, las mujeres cambiaron las relaciones naturales por las que van contra la naturaleza. 27 Así mismo los hombres dejaron las relaciones naturales con la mujer y se encendieron en pasiones lujuriosas los unos con los otros. Hombres con hombres cometieron actos indecentes, y en sí mismos recibieron el castigo que merecía su perversión.
1 Corintios 6:9 ¿No saben que los malvados no heredarán el reino de Dios? ¡No se dejen engañar! Ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los sodomitas, ni los pervertidos sexuales,
Timoteo 1: 8 Ahora bien, sabemos que la ley es buena, si se aplica como es debido. 9 Tengamos en cuenta que la ley no se ha instituido para los justos sino para los desobedientes y rebeldes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos. La ley es para los que maltratan a sus propios padres,[a] para los asesinos, 10 para los adúlteros y los homosexuales, para los traficantes de esclavos, los embusteros y los que juran en falso. En fin, la ley es para todo lo que está en contra de la sana doctrina 11 enseñada por el glorioso evangelio que el Dios bendito me ha confiado.
Apocalipsis 21: 8 Pero los cobardes, los incrédulos, los abominables, los asesinos, los que cometen inmoralidades sexuales, los que practican artes mágicas, los idólatras y todos los mentirosos recibirán como herencia el lago de fuego y azufre. Ésta es la segunda muerte.»

El discurso anti-gay hace uso de ensenar historias bíblicas, mal interpretadas, cimentadas en ideas homofóbicas, tal como lo han hecho con la historia de Sodoma y Gomorra.

Génesis 19:1-25
Nueva Versión Internacional (NVI)
Destrucción de Sodoma y Gomorra

19 Caía la tarde cuando los dos ángeles llegaron a Sodoma. Lot estaba sentado a la entrada de la ciudad. Al verlos, se levantó para recibirlos y se postró rostro en tierra. 2 Les dijo:

—Por favor, señores, les ruego que pasen la noche en la casa de este servidor suyo. Allí podrán lavarse los pies, y mañana al amanecer seguirán su camino.

—No, gracias —respondieron ellos—. Pasaremos la noche en la plaza.

3 Pero tanto les insistió Lot que fueron con él y entraron en su casa. Allí Lot les preparó una buena comida y coció panes sin levadura, y ellos comieron.

4 Aún no se habían acostado cuando los hombres de la ciudad de Sodoma rodearon la casa. Todo el pueblo sin excepción, tanto jóvenes como ancianos, estaba allí presente. 5 Llamaron a Lot y le dijeron:

—¿Dónde están los hombres que vinieron a pasar la noche en tu casa? ¡Échalos afuera! ¡Queremos acostarnos con ellos!

6 Lot salió a la puerta y, cerrándola detrás de sí, 7 les dijo:

—Por favor, amigos míos, no cometan tal perversidad. 8 Tengo dos hijas que todavía son vírgenes; voy a traérselas para que hagan con ellas lo que les plazca, pero a estos hombres no les hagan nada, pues han venido a hospedarse bajo mi techo.

9 —¡Quítate de ahí! —le contestaron, y añadieron—: Éste ni siquiera es de aquí, y ahora nos quiere mandar. ¡Pues ahora te vamos a tratar peor que a ellos!

Entonces se lanzaron contra Lot y se acercaron a la puerta con intenciones de derribarla. 10 Pero los dos hombres extendieron los brazos, metieron a Lot en la casa y cerraron la puerta. 11 Luego, a los jóvenes y ancianos que se agolparon contra la puerta de la casa los dejaron ciegos, de modo que ya no podían encontrar la puerta. 12 Luego le advirtieron a Lot:

—¿Tienes otros familiares aquí? Saca de esta ciudad a tus yernos, hijos, hijas, y a todos los que te pertenezcan, 13 porque vamos a destruirla. El clamor contra esta gente ha llegado hasta el Señor, y ya resulta insoportable. Por eso nos ha enviado a destruirla.

14 Lot salió para hablar con sus futuros yernos, es decir, con los prometidos de sus hijas.

—¡Apúrense! —les dijo—. ¡Abandonen la ciudad, porque el Señor está por destruirla!

Pero ellos creían que Lot estaba bromeando, 15 así que al amanecer los ángeles insistieron con Lot. Exclamaron:

—¡Apúrate! Llévate a tu esposa y a tus dos hijas que están aquí, para que no perezcan cuando la ciudad sea castigada.

16 Como Lot titubeaba, los hombres lo tomaron de la mano, lo mismo que a su esposa y a sus dos hijas, y los sacaron de la ciudad, porque el Señor les tuvo compasión. 17 Cuando ya los habían sacado de la ciudad, uno de los ángeles le dijo:

—¡Escápate! No mires hacia atrás, ni te detengas en ninguna parte del valle. Huye hacia las montañas, no sea que perezcas.

18 —¡No, señor mío, por favor! —respondió Lot—. 19 Tú has visto con buenos ojos a este siervo tuyo, y tu lealtad ha sido grande al salvarme la *vida. Pero yo no puedo escaparme a las montañas, no sea que la destrucción me alcance y pierda yo la vida. 20 Cerca de aquí hay una ciudad pequeña, en la que podría refugiarme. ¿Por qué no dejan que me escape hacia allá? Es una ciudad muy pequeña, y en ella me pondré a salvo.

21 —Está bien —le respondió—; también esta petición te la concederé. No destruiré la ciudad de que hablas. 22 Pero date prisa y huye de una vez, porque no puedo hacer nada hasta que llegues allí.

Por eso aquella ciudad recibió el *nombre de Zoar.

23 Lot llegó a Zoar cuando estaba amaneciendo. 24 Entonces el Señor hizo que cayera del cielo una lluvia de fuego y azufre sobre Sodoma y Gomorra. 25 Así destruyó a esas ciudades y a todos sus habitantes, junto con toda la llanura y la vegetación del suelo.

Veamos el ejemplo de la historia más utilizada para perseguir a los gay: Sodoma y Gomorra. En  Ezequiel 16: 48-50 nos revela la razón por lo cual estas ciudades fueron destruidas. “Vivo yo, dice Jehová el Señor, que Sodoma tu hermana y sus hijas no han hecho como hiciste tú y tus hijas. He aquí que esta fue la maldad de Sodoma tu hermana: soberbia, saciedad de pan, y abundancia de ociosidad tuvieron ella y sus hijas; y no fortaleció la mano del afligido y del menesteroso. Y se llenaron de soberbia, e hicieron abominación delante de mí, y cuando lo vi las quité.”

Pero, aun aquí nos encontramos con la palabra mas usada para perseguir a los gay: abominación.
Abominación en el original del hebreo significa:
 1) una cosa repugnante, abominable
a) en el sentido ritual (de los alimentos impuros, los ídolos, los matrimonios mixtos)
b) en el sentido ético (de maldad etc.)

Lo abominable que hizo Sodoma fue: soberbia, saciedad de pan, y abundancia de ociosidad tuvieron ella y sus hijas. En el sentido de ritual se refiere a lo que se acostumbraba hacer en la época: no fortaleció la mano del afligido y del menesteroso. En el sentido ético: no fueron hospitalarios con los visitantes, fueron soberbios.

Jesucristo también hablo de Sodoma y Gomorra mostrándonos el mismo principio de la costumbre de ese tiempo para con los visitantes: “Más en cualquier ciudad, ó aldea donde entréis, informaos quién en ella sea digno, y posad allí hasta que salgáis. Y al entrar en la casa, saludadla. Y si la casa fuere digna, vuestra paz vendrá sobre ella; mas si no fuere digna, vuestra paz se volverá a vosotros. Y si alguno no os recibiere, ni oyere vuestras palabras, salid de aquella casa o ciudad y sacudid el polvo de vuestros pies. De cierto os digo, que en el día del juicio, será más tolerable el castigo para la tierra de Sodoma y de los de Gomorra, que para aquella ciudad”  (Mateo 10:11-15).

Jesucristo nos muestra que el juicio para los que no reciben a sus enviados será peor que para Sodoma y Gomorra, ciudades destruidas por su acto no conforme al ritual de la época, recibir a los visitantes; Tratar al huésped con respeto.

Muchos en la iglesia cristiana han fallado en ser diligentes en interpretar correctamente las sagradas escrituras. Una interpretación correcta tiene primero que nada considerar la cultura y el tiempo histórico de los versos bíblicos. Segundo, tiene en consideración el mensaje central de la historia que explora, en los pasajes difíciles se hará un estudio de las palabras y se vera en el contexto cultural del tiempo escrito. Tercero, se interpreta de acuerdo al fundamento de Jesucristo: (1Cor 3:11 pues nadie puede poner otro fundamento que el que ya está puesto, que es Jesucristo). Cuarto la interpretación no puede contradecir el fundamento de Jesucristo: el cual es el amor al prójimo.

En este tiempo hemos visto el resultado la mala interpretación bíblica de los líderes homofóbicos de la comunidad cristiana.  Atropellos a la comunidad  gay cristiana, que ha sido perseguida, maltratada y ultrajada, por prejuicios e ideas homofóbicas que han promovido la separación de la comunidad gay del cuerpo de heterosexuales, una iglesia dividida, segregada. Lideres, que promueven consejería de conversión de homosexual a heterosexual.  La intransigencia de aceptar a los hermanos gay, tal como son, seres humanos con las mismas necesidades de ser respetados y amados.

El documental “For The Bible Tells Me So” (porque la Biblia así me lo dice)  nos muestra historias de vidas, personas, familias impactadas por las enseñanzas bíblicas mal interpretadas. Pero familias, que al educarse en lo que la Biblia sí dice, lograron sanar las heridas que la mentalidad patriarcal- machista- religiosa les causo.

Personalmente pase por el proceso de re-educarme, por amor a mi Dios y a mi prójimo, tuve que desechar la mala enseñanza de un pasado y recibir con gozo la verdad que liberta a mis hermanos, heterosexuales y gay. Hoy puedo decir con seguridad, que Dios no rechaza el ser gay ni mucho menos a los gay que son parte de su iglesia.  Hoy entiendo, que la verdadera iglesia de Jesucristo es una de: Puertas Abiertas, Inclusiva y Diversa.

Apostol Yenan Silen.
Fundadora de Casa de Gracia ~ Puertas Abiertas.
http: //centrodereconciliacion .webs.com